Libros Sagrados

640px-EddaLos textos sagrados se definen como la literatura esencial para la base y la fundamentación de una religión. Los textos sagrados son libros que dicen ser revelados por una divinidad o entidad superior. Estos textos pertenecen a religiones de igual denominación, son religiones reveladas por que cada una de ellas fue fundada sobre la creencia de una comunicación efectiva de su dios con personas escogidas.

El Ásatrú, el Odinismo y cualquier otra senda heathen o pagana carecen de un libro o texto sagrado. Esto se debe a que estas religiones no son dogmáticas ni reveladas, carecen de profetas y un cuerpo de creencias estandarizadas.

Basta con mencionar varias fuentes académicas, por ejemplo Enrique Bernardez, español, filólogo y académico, nos dice en su libro Los Mitos Germánicos:

“El cuerpo doctrinal, el dogma, no existía como tal: la germánica no era una religión de sagradas escrituras ni había institución alguna que podamos denominar iglesia, ni creencias obligatorias. Al repasar los mitos germánicos no debemos pensar que se trataba de dogmas de fe, ni que existía un corpus cerrado de mitos aceptados. Tendemos con frecuencia a interpretar el paganismo germánico en términos parecidos a como interpretamos las grandes religiones de Estado, pero sería absurdo esperar algo así de una religión que no era parte de un Estado que ni siquiera existió hasta la desaparición misma del paganismo.”

Citando a Yvonne Aburrow de Patheos.com:

“En otras tradiciones paganas, los textos sagrados son parte de la tradición, pero no para proporcionar dogma o doctrina (no hay ningún dogma o doctrina en las tradiciones paganas, aunque hay casi un consenso sobre muchas cuestiones, como la inmanencia de lo Divino y/o deidades). No existe un texto único para cada tradición que tenga el mismo estatus que los libros sagrados de las tres religiones abrahámicas, el ‘Pueblo del Libro’.”

Además de estos hechos históricos, podemos ver que la mayoría de los textos revelados hablan de las acciones del dios en la tierra y así de sus profetas también. Por lo tanto, las obras literarias como las Eddas, fueron escritas como una compilación de poemas, y no fueron escritas por ningún pagano de la época, más bien, fueron escritas y compiladas por cristianos, por ende muchas de sus historias varían y se contradicen de otras fuentes.

La Edda Mayor fue escrita por Sæmundr Sigfússon más conocido como Sæmundr fróði (apodado el Sabio, 1056-1133) fue un sacerdote y escaldo de Rangárvellir, Rangárvallasýsla, Islandia en el siglo XII. Era descendiente de los primeros colonos vikingos, su madre Thora era hija de Guðmundur Eyjólfsson ríki y su padre Sigfús Loðmundarson, un sacerdote cristiano de Oddi y descendiente de Hrafn heimski Valgarðsson.

La Edda Menor fue escrita por Snorri Sturluson, quien fue un jurista, escaldo, historiador, y escritor islandés. Snorri compuso su Edda con la sola intención de crear un manual para poetas de su época. Snorri entendía que la poesía escáldica dependía directamente de la mitología de la cual había nacido. Los comentarios de Snorri hacia los dioses y diosas son ofensivos y derogatorios. El nivel de propaganda cristiana y proselitismo en su libro es enorme. De haber encontrado algún otro método para enseñar esta poesía posiblemente no tendríamos este texto.

Tomando en consideración todos los hechos anteriores, perdemos todo argumento para declarar como sagrado un texto que debe ser usado sólo como referencia poética, mitológica y antropológica.

En otros hechos, recientemente se ha declarado “sagrado” una serie de libro de ficción histórica llamada la Saga de Teutoburgo de Artur Balder. Ya por sí solo queda el terreno muy inestable con ese género de literatura. Queda claro que no es más que una estrategia propagandística y mediática. En el Ásatrú y Odinismo no hay un texto sagrado, libro sagrado ni libro revelado. Los textos poéticos ya mencionados no son más que una referencia literaria y mitológica digna de estudio y admiración.